Rubén Maestre

MBA Sport Management.

 

Director de comunicación para PYMES

Comunicación para pequeñas y medianas empresas, autónomos y otras entidades.

Gestión de Clubes y eventos deportivos.

Gestión y organización de clubes y eventos deportivos.

Marketing On-line

Creando y dando formas a las ideas que muevan sus productos en el mayor mercado del mundo.

Community Manager

Gestión de los nuevos soportes publicitarios en Internet, las redes sociales.

Date de alta en mi Newsletter:

Rubén Maestre

Rubén Maestre

Social Media y Online Projects Manager para PYMES. MBA Sport Management.

Hagamos que los sueños se hagan realidad

En un mundo donde el deporte de élite es el espejo de cientos, de miles, quizás de millones de personas pretender trasladar ese “espejo”, ese modelo al deporte amateur quizás se antoja demasiado pretencioso y ambicioso. Quizás…   ¿Qué se necesita para convertir a un deportista amateur en toda una estrella? Evidentemente no hablamos de una estrella mundial, con sus contratos millonarios, sus millones de fans, las marcas rifándose para sus spots publicitarios… Pero ¿Podemos hacer que sientan algo parecido? Siempre he pensado que en el deporte, en el negocio del deporte, lo fácil es hacer que la maquinaria de Messi, de Cristiano Ronaldo, de Bolt funcione… Ganan y generan. Lo complicado está en hacer funcionar un equipo de segunda división, más aún uno de tercera, y más aún que lo anterior deportes semiprofesionales o amateur. Por suerte cada día hay más ejemplos de clubes que apuestan por crear, por introducir el marketing deportivo en su día a día porque se han dado cuenta de los beneficios que genera. No es solo que el patrocinador esté contento, es un “engagement” con aficionados que alimentan toda una bola de consumismo hacía el Club. Lejos han quedado aquellos comentarios de “somos tal Club, el que quiera venir que pague y venga”. Ahora no, ahora como buen comercial hay que cuidar al consumidor, ofrecerles un producto atractivo, hacerles un seguimiento, venderles lo que quieren consumir, y seguir cuidándolos después de la venta. Los clubes venden deporte, y como tal, hay que saber venderlo.   Vivo la realidad de la gestión de una liga amateur de un deporte semiprofesional, muy practicado, pero que...

De la experiencia en la gestión deportiva a la organización de una pequeña empresa

La verdad es que era un reto importante aplicar los conocimientos adquiridos en el mundo del deporte, en la gestión y organización, en la dirección de una PYME. Con el paso de los días aplicando métodos deportivos a la organización de la PYME los resultados empiezan a ser óptimos. Y tan solo ha sido necesario aplicar la disposición táctica más evidente, colocar a cada uno en su sitio y dotarlos de unos mecanismos lógicos de trabajo. La organización de los trabajadores tenía la complejidad que da el planteamiento de un partido deportivo. Encontrar la motivación y buscar el objetivo común. Tan solo cambiar “Hay que dejarse la piel en el campo” por la de “Hay que venderlo todo”.   Con el crecimiento de las PYMES llega el momento de las dudas del gerente. Crecer a cualquier precio no sirve de nada si no hay detrás una organización y una estructura eficiente. Eso puede llevar a dar un mal servicio y perder clientes. También existe la opción más conservadora, no crecer más y quedarme con lo justo. Supongo que esta última, todos los que estamos relacionados con el deporte imagino que la desechamos porque siempre aspiramos a ser los mejores.   Creo que no es necesario hacer hincapié en la importancia de la figura del gestor deportivo. Hoy en día la profesionalización deportiva es tan evidente que escribir un post más sobre ello sería volver a incidir en algo ya obvio. Pero si que me gustaría indicar que los métodos deportivos se pueden aplicar a las PYMES. Esa misma gestión para organizar, promocionar y dar visibilidad a un Club Deportivo...

Trabajos realizados en PYMES:

Y en deporte: