Adiós con el deber cumplido, el corazón agradecido y la frustración de haber dado mucho más