Diciembre ¿Se acaba o se empieza?

0
92

Diciembre es un mes habitual en el que la mayoría echamos la mirada atrás y analizamos como ha ido el año. Es un momento de sacar conclusiones, de pensar en los aciertos y errores, valorar si las decisiones han sido las correctas o no. Y sobre todo enfocado al inminente inicio de un año nuevo con la esperanza de mejorar nuestra situación, trabajar para ello y no volver a cometer errores, al menos intentarlo.

 

Para un director deportivo o gerente de un Club, diciembre se convierte en el punto de inflexión en el que hay que preparar diferentes alternativas para la siguiente temporada que empezará en 7-8 meses. Es un momento complicado en este puesto de responsabilidad porque visualizar, tener ideas claras y concisas para poder ejecutar el plan que se decida llevar a cabo desde el Club es clave para el éxito a medio plazo de la entidad.

La complejidad de valorar la situación, ver que aspectos se han hecho bien y mal hasta el momento durante la temporada (después de unos cuatro meses de competición podemos realizar un análisis fehaciente de la realidad del Club hasta el momento) y trazar diferentes líneas de actuación determinarán la capacidad de crecimiento de ese director deportivo / gerente del Club y del propio Club. En diciembre se trazan los planes a seguir, por supuesto que muchas veces vendrán determinados por los éxitos deportivos. No es lo mismo planificar sabiendo que vas a permanecer en la misma división y al final de año asciendes o desciendes. Por ello la complejidad. Por ello lo de trazar planes, en plural, que contemplen diferentes opciones de actuación.

 

Un plan A, un plan B, un plan C… diferentes modelos deportivos, diferentes líneas de actuación, diferentes procesos para llegar a un mismo fin, los objetivos del Club. Es el momento de plantearte si es posible mantener una categoría deportiva a costa de sacrificar la base de un Club. Ahora es cuando piensas si logramos el ascenso vamos a reforzar el equipo de manera importante, realizando una inversión importante para el Club para mantener la categoría o luchar por cotas más altas. Polos opuestos habiendo en medio multitud de opciones, variedad de planes deportivos. Pero algo en común, diciembre. Porque de lo que se decida con los dirigentes de la entidad será el trabajo que tendrá que hacer el director deportivo o gerente de un Club en los próximos 6 meses que restan de temporada poniendo las bases para que al inicio de la siguiente todo esté planificado y ejecutado a la perfección.

Mientras que un entrenador trabaja desde julio-agosto con la pretemporada y su competición de septiembre a mayo-junio aproximadamente, la figura de un director deportivo / gerente de Club planifica en diciembre para ejecutar de enero hasta agosto.

 

Muchas veces el éxito deportivo un año o dos puede producirse sin injerencia de la figura del director deportivo, ni del gestor e incluso del propio Club. Un año donde por casualidades (o no) se forme un equipo y traiga éxitos a la entidad. Pero no por ello podemos dejar de trabajar y confiar siempre en que eso seguirá siendo así en el futuro. El éxito del Club se mide en la cantidad de años en los que cumple los objetivos marcados o incluso superándolos. Ese es el mérito de un director deportivo / gerente de Club, ese es el éxito de la entidad y de todas los que la conforman, estar durante muchos años siempre superando las expectativas creadas, siempre superando los objetivos realistas que se marca el Club, ya sean éxitos deportivos, ya sea el trabajo con la base o a nivel social o institucional.

 

Pero no es fácil. Muchas veces reducimos el éxito o fracaso a que un balón entre en la portería en un momento determinado o no. Pero un Club es mucho más, es masa social, aficionados que van a las gradas, captación de patrocinadores que nos ayuden a crecer, nuestra base, una política de comunicación y marketing deportivo, actividades sociales e implicación con los problemas de la sociedad y por supuesto una gestión económica sostenible, además de una política y dirección deportiva idónea. No es justo que un balón a falta de un segundo no entre para tirar por la borda un gran trabajo de Club en todos sus estamentos al igual que tampoco podemos poner por las nubes a un Club que es un desastre porque en los últimos segundos ese balón ha entrado. Pero el deporte muchas veces se reduce a esto, a ese éxito, a ese momento puntual de un evento deportivo, y eso hay que tenerlo muy claro porque no se pueden adoptar ni cambiar decisiones que llevas meses trabajando (desde diciembre) porque un balón entre o no entre. Posiblemente sea un error que no podamos remediar en el futuro.

 

Diciembre, el mes de las planificaciones. Ahora es el momento de pensar que quieres para tu Club, hasta donde puedes llegar, cuales son los objetivos a medio y largo plazo, trazar líneas de actuación para conseguir esos objetivos y sobre todo ponerse a trabajar, rodearse de un capital humano que muchas veces ayuda o colabora sin nada a cambio, buscar motivación en cada uno de los elementos del Club para llegar a conseguir el plan de desarrollo que nos hemos marcado. No seas mal estudiante y dejes todo para el verano, planifica y desarrolla durante los próximos meses, visualiza, piensa en el medio plazo y sobre todo se creativo, para hacer lo mismo ya hay muchos, aunque si funciona no dudes en copiar y mejorarlo… ¡A trabajar que ya estamos en diciembre!

[cml_media_alt id='445']ruben_maestre_gestion_deporte[/cml_media_alt]

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.